miércoles, 12 de mayo de 2010

Una mañana en la radio

Ayer tuve la posibilidad de participar en el prograna Emprende XXI de Radio Libertad. Os cuelgo la parte de la entrevista

. video

lunes, 3 de mayo de 2010

El hombre que muerde al perro

En el mes de abril, he tenido la oportunidad de dar dos conferencias (en Madrid y Barcelona) con AEDIPE y UNIQUE, sobre la construcción de nuestro propio futuro y nuestro destino. Dichas conferencias estaban enmarcadas en unas jornadas sobre felicidad en el trabajo que significaban un preludio del congreso de AEDIPE 2010, que versará precisamente sobre este tema : ”La felicidad en el trabajo”.

Las conferencias (o el tema a tratar) tuvieron, curiosamente bastante repercusión en prensa, cosa extraña en estos tiempos, en que las redacciones están carentes de recursos humanos y los medios no acuden a ningún acto a no ser que les des una muy buena razón (Y si no, que se lo pregunten a mis compañeros de enEvolución, que en la presentación del libro, a pesar del éxito de asistentes, no había ni un becario de periodismo)

Como soy un hombre de análisis, aunque no lo parezca, me puse a analizar las causas por las cuales una conferencia entre las miles que se dan en Madrid o Barcelona a diario habían despertado la curiosidad de medios no especializados como Antena3, Telemadrid, o la agencia EFE, entre otros, y enseguida recordé una máxima que me dijeron al llegar a la facultad de periodismo y que me repitieron durante los años que duró la carrera: “Si un perro muerde a un hombre no es noticia, pero si un hombre muerde a un perro, eso sí que es noticia”. Vamos, que está claro porque estaban allí los medios, y porque salió la noticia en el telediario de las tres: “Si un hombre (o mujer –Bibiana no me regañes-) es infeliz en su trabajo no es noticia, pero si los de Recursos Humanos montan un sarao para decir que existe la felicidad en el trabajo, eso sí que es noticia", vamos que es tan raro como que un hombre muerda a un perro.

He de reconocer que es triste llegar a esta conclusión, es triste llegar a la conclusión de que temas como ser o no felices en nuestro lugar de trabajo puedan causar extrañeza o curiosidad, por no decir que se consideran ciencia ficción. ¿Os habéis parado a pensar cuanto tiempo pasamos al día en nuestro lugar de trabajo? ¿Es humanamente aceptable no ser feliz esa cantidad de tiempo? Igual conviene pararse a pensar que mundo, y que sistema laboral hemos creado. Si tanto nos molestan las tesis marxistas que aseguran que el trabajo aliena al ser humano, igual deberíamos de preocuparos más por conseguir que el trabajo reamente sea un elemento de realización personal, y por lo tanto de felicidad. Y estamos tan lejos de ello… Y digo esto dos días después de la fiesta del trabajo, una fiesta que, lógicamente se celebra sin trabajar…