martes, 1 de diciembre de 2009

Día 1: Esperanza en la desesperanza

Pues llegó diciembre, y me veo en la necesidad de comenzar mi calendario de adviento virtual. Como el año pasado intentaré que cada día tengáis una ventanita, en forma de post, para abrir, mientras se acercan estos días que tanto me gustan.
Y aunque el adviento es tiempo de esperanza, mi primera ventanita casi tiene la tentación de hablar de la desesperanza.
Está siendo un año muy duro, un año en el que se nos están yendo algunas de las personas que a mí y a algunos de mi generación nos dieron la vida (¿se puede dar más?).
Hoy, despidiendo al padre de Silvia pensaba, “se nos van”, y me ha invadido una vez más, una enorme tristeza. Quizá el sentimiento que más he tenido a lo largo de este jodido año ha sido la tristeza, la salvaje tristeza… Pero también, y lo he dicho, aquí y en público, en muchas ocasiones, he experimentado y sigo experimentando un sentimiento tremendo de agradecimiento por ver lo que aquellos que se nos van han dejado hecho y bien hecho. Hoy cuando veo a Silvia, a Isma, a Rocío o a mis hermanos, cuando veo la obra que han dejado algunos de estos grandes hombres y mujeres que se nos han ido en 2009 no puedo tener otro sentimiento que el de agradecer que hayan hecho las cosas tan bien hechas.
Y como el adviento es tiempo de esperanza y de prepararse para lo bueno, decido quedarme con el sentimiento de agradecimiento y les dedico a ellos, a Fernando, a Laura, a Paco, a Vicente, al Jefe, a David (que no le dieronla oportunidad de ver crecer a su hija) y a Pepe este calendario de esperanza, estos 24 post, con el deseo de que algún día los de mi generación podamos hacer las cosas tan bien como ellos.
Y para comenzarlo a ritmo de flamenquito les dedico con profunda gratitud esta canción, entre la esperanza y la desesperanza: Se me va

4 comentarios:

Frito, Huevo Frito dijo...

Menos mal que a este año ya le queda poco para terminar, porque efectivamente está siendo jodido y largo. Brindo por todos los que nos han dejado en este año y porque 2010, en cambio, llegue lleno de buenas nuevas.
Saludos y gracias por otro calendario de adviento, con lo que me gustan!

Melchor dijo...

No te imaginas la alegría que me he llevado al ver que este año voy a tener lectura asegurada cada día.
Pensaba que el esfuerzo del año pasado no te había compensado, pero está visto que sí.
Y recuerda que lo bueno de estos días no es pensar lo que no puedes revivir, sino lo que si has vivido y con quien.

Anónimo dijo...

Personas como tu nos llenan de esperanza.

Un fuerte abrazo a Silvia, Rocío y como no a Dña Mercedes, Ana, Mercedes, Luís y a ti mismo, claro.

Sancho

MERCHE dijo...

Lo importante es lo que a ti... te haya quedado de él...

Un saludito y un beso...


P.D. Me alegra que escribas todos los días...