jueves, 17 de diciembre de 2009

Día 17: Estoy mayor

Hoy me ha pillado el toro, y ando sin tiempo para escribir, además tengo encima tal presión mediática con el éxito del ERE en el belén, (que me han pirateado en media blogosfera), que cualquier cosa que escriba me parece una chapuza, aun así intentaré contaros algo.

Cada vez me doy más cuenta que estoy muy mayor. Nunca me han gustado los espectáculos para masas, al futbol no voy, a los toros ni soñarlo, y a conciertos de música sólo suelo ir si son en un teatro y me aseguran que no tengo que participar activamente. Pero el martes decidí darme una oportunidad, y teniendo en cuenta que igual se deja ver poco ya por los escenarios, decidía ir al masivo concierto que daba Sabina en el palacio de los deportes de Madrid.

El concierto me gustó (Sabina es Sabina) aunque no vibré con él, y al salir me quedé con dos reflexiones. La primera es que siguen sin gustarme los conciertos masivos, y la segunda es que al sociólogo que llevo dentro le despiertan muchísima curiosidad las masas. Estas dos reflexiones se resumen en una, estoy muy mayor.

La verdad es que creo que lo que me falta es empatía, porque hay cosas que no acabo de entender.

Por ejemplo, por qué la gente levanta la mano constantemente, además solo una, no las dos. Había dos modalidades, levantar la mano y ponerse a saltar, o levantar el dedo señalando a Sabina, como diciendo, ¡qué bueno eres Sabina! (como si te fuese a ver).

También me intriga la gente que llama a sus amigos por el movil para decirles, “jodete que estoy viendo a Sabina, le escuchas” e inmediatamente levantan el móvil hacia arriba como queriendo cazar el sonido. A ver, si hay miles de decibelios, aunque dejases el móvil en el suelo lo iban a oír igual, baja el brazo, coño.

Luego están los que se llaman por teléfono dentro del concierto para localizarse unos a otros, y no porque deban reunirse, sino por curiosidad…. “Yo esto debajo de la bandera, en la tercera grada, ¿Me ves? A ver, que levanto el brazo…” Tío si está todo el concierto con el brazo levantado, levanta otra cosa que así no te ven…

Tampoco entiendo lo que disfruta la gente cantando las canciones más alto aún que el cantante, Me pregunto, ¿pero es que han pagado por escuchar o por cantar? ¿Os imagináis un concierto de Placido Domingo con él callado y el público cantando el Nesum Dorma? Claro, que en esos conciertos la gente no señala al tenor diciendo “¡Qué bueno eres Plácido, tío!”


Luego están los de los porros aunque esté prohibido fumar, los que se ponen a bailar en las escaleras y no te dejan ver, las histéricas (no quiero pensar lo que tiene que ser ir a ver a hombres G), el pesado de la cerveza (se llama mochilaman, os lo juro) que se tira todo el concierto vendiendo minis y haciendo que se los pases a los de al lado porque el no cabe con la mochila (que es un barril), y un sin fin de personajes más.

En fin, que estoy mayor para estas cosas, y que creo que al próximo evento que iré será a la cabalgata de Reyes, a levantar el dedo y decir “Melchor, tú sí que vales”, mientras llamaré a mis colegas para que me digan en que parte de la Castellana están y saludarles con el brazo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos vemos en la cabalgata de Reyes.

Sancho

Frito, Huevo Frito dijo...

Me apunto!

Maria dijo...

Solo decirte GRACIAS!

Este post ha sido el motivo esta tarde de sabado de unas buenas risas...=)

He de decir que alguna vez he sido una de esas personillas con la mano levantada y cantando dejandome la voz...

la elfa dijo...

Carlitos, me siento tan identificada con eso de "me quedé con dos reflexiones. La primera es que siguen sin gustarme los conciertos masivos, y la segunda es que al sociólogo que llevo dentro le despiertan muchísima curiosidad las masas. Estas dos reflexiones se resumen en una, estoy muy mayor". y lo malo es que a mi edad tampoco soy tan mayor!!
Bueno, si entiendes lo del brazo, explicamelo =)

humo dijo...

Me encanta como escribes y los temas que escoges, pero parezco Pepito Grillo, usted sabrá perdonarme.
Viene a cuento de que Sabina está tan desfasado para según quién que no me extraña tu actitud en el concierto: en lugar de dejarte llevar por la "emoción" de participar en el "gran acontecimiento" te dedicaste a observar, ¿a quién se le ocurre, hombrepordios?