viernes, 11 de diciembre de 2009

Día 11: Un mal endémico

Hoy recojo una noticia que leí ayer en varios medios: "El paro universitarios español dobla la media de la UE", es decir mientras que en la UE están parados el 6% de los jóvenes entre 25 y 34 años con un título universitario, en España están parados el 12%. Por supuesto es la tasa más alta de la unión europea. Que español ha sido siempre eso de querer quedar los primeros en algo.

La verdad es que estos universitarios no sé en qué piensan, debería darles vergüenza ser los más pararos de Europa, con lo bien que les preparamos en la universidad, y lo bueno que es el sistema educativo español, ¿no?

Lo que me da rabia es que estas noticias cobren tan poca relevancia, y ocupen pequeños titulares que no ocupan las portadas de los diarios online más que unos minutos, cuando en el fondo, estamos hablando del futuro de un país.

Cuanto más conozco a los hombres, mas amo a mi perro (como decía Lord Byron) o cuanto más conozco la universidad más me apetece morder la mano que me da de comer, (poco, pero algo me da de comer) y más me apetece escribir sobre las carencias del sistema.

Día a día sigo comprobando la burocracia y lentitud de una organización que, en teoría, debería de estar en la vanguardia del conocimiento y la innovación. Una organización lenta, cerrada al mundo exterior, poco flexible y con poca operatividad. Una organización ombliguista, tremendamente endogámica, y políticamente organizada, en la que la calidad docente no importa y en la que el cliente nunca tiene la razón.

El otro día se reunieron los rectores madrileños, (una noticia que tuvo mayor repercusión mediática) para pedir más dinero, y para quejarse de que los recortes presupuestarios no les permitirán adaptarse a Bolonia. Posiblemente tengan razón, pero me gustaría que algún día se reunan también para evaluar su sistema educativo y organizacional, para mirarse menos el ombligo y pensar cómo mejorar la calidad docente y formativa de sus centros. Me gustaría que valorasen que el dinero no arreglará un sistema caduco, y que estudiasen que hacer con esos cientos de profesores y catedráticos que olvidaron hace tiempo que la universidad está para formar mejores profesionales.

No digo que la culpa de que nuestros universitarios no encuentren trabajo la tenga sólo el sistema universitario, la situación económica del país es lamentable y también es un elemento importante. Pero si que digo que el sistema es malo, muy malo, y que no se si Bolonia servirá para algo, mientras la universidad no cambie por dentro.

3 comentarios:

la elfa dijo...

Yo creo que el sistema educativo va de mal en peor y que solo los alumnos brillantes tendran exito, mientras que el resto se va a quedar atras, navegando a la deriva. Me da miedo lo poco que se de Bolonia, a lo mejor es que no nos lo han explicado como debian...
Menos mal que quedan profesores interesados en su labor, en convertirnos en mejores profesionales y, si se puede, incluso en mejores personas. Algunos se convierten en un ejemplo a seguir para sus alumnos. Estoy segura de que tu eres uno de ellos.

MERCHE dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo.. el sistema educativa con los años ha ido empeorando (LOGSE, LODE, LOE, BOLONIA) madre mía.. madre mía este Plan tan maravilloso para algunos.. Yo aún no lo he encontrado la eficacia del mismo..y más existiendo profesores que no están "muy interesados"..
Es cierto que otros dan sus clases con ganas de que el alumnado aprenda pero por desgracia.... son los menos....

Saluditos!!!

Anónimo dijo...

La educación debería ser un asunto de estado. Es el futuro de un país, las políticas educativas son las que mas impacto tienen en la sociedad a medio y largo plazo.

Sancho